La moda del marketing olfativo

El Marketing Olfativo está cada vez más de moda. Son cientos las cadenas de Retail que tienen un olor particular en sus tiendas, que puede notarse desde varias calles de distancia en algunos casos. Al igual que con el sonido, buscan asociar su marca a un olor particular concreto, pero… ¿no se están pasando?

Desde que se puso de moda la utilización de difusores de aromas en las tiendas de Retail para la difusión de un aroma que fuera reconocible por el usuario de la tienda, casi todas se han apuntado al carro.

Debo aclarar que estoy bastante a favor de tener en cuenta el olor que tiene tu marca. Me parece ideal asociar un olor concreto a tu tienda o cadena de tiendas, para que el usuario se sienta identificado con tu marca y tu olor específico. Con una búsqueda en Google sobre Marketing Olfativo nos aparecerán algunas empresas especializadas en crear olores para nuestro negocio. Lo que hay que tener en cuenta es que tu tienda ya huele de una determinada manera por defecto, te guste o no: los productos expuestos, el olor corporal de los trabajadores, los perfumes y cosméticos que usen tus empleados e incluso el jabón y suavizante que usen para lavar los uniformes, hace que en conjunto exista un olor concreto que se repite con el tiempo. Estas empresas especializadas se encargan de crear un olor para colocar en un difusor y que éste se repita en todas las tiendas o franquicias asociadas.

Pero… ¿dónde está el límite?

Resulta mucho más agradable un perfume diseñado para tu marca que un olor corporal de un trabajador al final de su jornada. Eso es innegable. El problema viene cuando la concentración del perfume es tan potente, que al pasar cerca de una tienda ya te esté picando la garganta, los ojos o directamente te cueste respirar. Y eso sin ser una persona con ningún tipo de enfermedad respiratoria o hipersensibilidad química. Ahí tenemos un problema. Ojo, el problema lo tiene la marca.

Ya son algunas cadenas que tengo tachadas en de mi lista porque me resulta imposible permanecer dentro de la tienda durante más de 5 minutos sin que me pique la garganta o me moleste el exceso de perfume en su espacio. Y algo que previamente se considera bueno, asociar un olor específico a una marca, se convierte en algo totalmente contrario a la idea inicial para la que se concibió. Y resulta un daño importante para la marca, no controlar el nivel justo del difusor para que el olor no acabe convirtiéndose en un horror.

Otro día ya hablaremos de porqué se le llama Marketing Olfativo a algo que considero más propio del Branding que del Marketing.

3 comentarios en «La moda del marketing olfativo»

  1. Gracias por sacar este tema en un post y abierto para comentar, porque hacía pocos días que justamente comentaba esto mismo con una amiga mía. Yo creo que en el caso que expones, la marca debería explicar a los dependientes cómo usar el ambientador. Porque eso sí, le darán el nombre de marketing olfativo, pero al final de lo que hablamos realmente es de un ambientador. Creo que si se transmite a los responsables la importancia que tiene un olor de marca, llegaría a los trabajadores y sería un detalle cuidado con más mimo.

    Como soy más de marca personal, no puedo evitar hacer el símil en las personas. Sin que se trascienda como marketing olfativo o como branding olfativo, el olor que hacemos, el perfume, cremita, colonia que usamos, hace exactamente el mismo efecto que en las tiendas. Yo sé cuando ha pasado un compañero mío cerca de mi por su olor. Si éste es agradable mi predisposición siempre será más agradable y si se ha pasado tres pueblos mi predisposición será nula. Huiré.

  2. Hola Mireya, gracias por leer y comentar.

    Ciertamente el Marketing Olfativo se puede aplicar a la Marca personal. En la parte del «ambientador» creo que hay que diferenciar un detalle. El ambientador se usa para que la tienda huela bien, el marketing olfativo consiste en que el ambientador, además de buen olor, represente los valores de la empresa en ese mismo olor. Aplicado al Branding Personal se podría tener en cuenta a la hora de escoger el perfume que utiliza cada uno. Si el olor es muy fuerte, podría dar una sensación de agresividad. O si es un olor clásico, daría la impresión de poco innovador. Así que escoger bien el olor que hace una persona podría ser muy importante para posicionar unos valores mediante el olor de esa persona y así dejar una buena marca personal que represente lo que quieres exponer.

    En relación con los dependientes, creo que en franquicias grandes el olor suele ser subcontratado y éstos instalan la maquinaria necesaria. Los trabajadores no tienen mucho poder de decisión en ese aspecto ya que no creo que puedan regular dicho ambientador. Pero quizás un aviso a los superiores podría mejorar las sensaciones al cliente cuando la fragancia se esparce en exceso.

Los comentarios están cerrados.